¿Cómo descubrir tu talento?

Rocío Oyanguren - Periodista

AUTORA

ROCíO

OYANGUREN

Rocío Oyanguren estudió Periodismo y eligió la especialidad deportiva. Años después, asistió a los Juegos Olímpicos de Barcelona 92, Atlanta 96 y Sídney 2000,pero este sería solo el inicio de su carrera.

A los 38 años, con la llegada de su hija Mikaela y, tres años después, con Matteo,su vida cambió. Sin embargo, la experiencia de ser madre no la alejó de sus sueños; al contrario, fue el factor que la impulsó aún más a continuar con sus emprendimientos y seguir con sus objetivos.

Ha trabajado para instituciones deportivas de nivel mundial y, además, fundó una importante empresa nacional que hasta el día de hoy dirige con éxito. Su experiencia con la maternidad y su satisfacción como mujer emprendedora fueron plasmadas en los tres libros que escribió: ¿Yo? ¡¿Madre?!, ¿Yo? ¡¿Madre?! Recargada y Las papillas de ¿Yo? ¡¿Madre?!

Como escritora aborda situaciones reales y brinda consejos para fomentar el rol empresarial y familiar a través de una mentalidad independiente y exitosa. Destaca cómo en su vida superó dificultades y limitaciones, y decidió ser una mamá diferente. El emprendimiento y la productividad la acompañaron desde siempre en cada etapa.

Hoy se ha convertido en un ejemplo para todas las mujeres, demostrando que es posible cumplir con las responsabilidades que implica tener dos hijos y al mismo tiempo lograr los objetivos personales y profesionales.

Transcripción del Video

Si me pongo a pensar en la cantidad de veces que he sentido miedo en mi vida han sido innumerables, siento que el miedo incluso ha sido parte de mí. Me recuerdo como una niña tímida, una niña que vivía en una casa de adobe, era humilde, tenía cuatro hermanos y compartíamos la misma cama, la vida nunca fue fácil. Sentía miedo de quedarme en el mismo lugar toda mi vida y de no prosperar.

El Tener miedo

El temor nunca fue un obstáculo para mí, nunca dejé de soñar, siempre soñaba con hacer algo diferente, soñaba con alcanzar el éxito, tener logros, con dejar huella. Es algo que todas las personas sueñan y, aquí no tiene nada que ver la condición que tengas o de dónde vienes. Pero después vienen otros miedos, miedo a que la gente te etiquete porque a veces la sociedad es cruel, la gente te etiqueta. De donde viniste, de qué colegio eres, como te vistes, con quien te rodeas. El miedo incluso puede llegar a congelarte, si tienes personas que te dicen no puedes, déjalo como está, confórmate, es lo que te tocó.

Perder nuestro miedo

Tú tienes que detectar que no es lo correcto, que no es lo que necesitas escuchar, incluso, hasta nos convertimos en adivinos y decimos no, no voy a emprender este negocio porque me va a ir mal. Pronosticamos mal y recuerdo que esto me paso a mí, yo ni siquiera había pensado en el negocio que iba a poner y había deducido que me iba a ir mal.

Y saben qué, el negocio lo puse, y saben qué, no perdí dinero, y saben qué, mi negocio tiene más de 20 años. Y esto es simplemente porque yo decidí no tener miedo.

Decidí no escuchar a esas personas que, en vez de hacerme bien, me hacían mal, me hacían daño. ¡Y eso es lo que tienen que hacer todas! Escucharse a si misma, ser determinante, creer en ti, si te sientas un minuto y decides que no te sientes bien, que no eres feliz, que necesitas hacer algo diferente en tu vida. Entonces toma la decisión de hacerlo y pon ese miedo al costado, porque ese miedo no te suma. ¡Tienes que creer en ti! En lo que puede hacer, en tu talento.

Nunca rendirse

Chicas no se conformen, hay mucho por descubrir en esta vida, tienen mucho talento. Solamente es una cuestión de decisión. “Decisión” es la palabra clave, y no hay que tener miedo a tener malos resultados, porque eso, te hace crecer como persona, como ser humano, te hace más fuerte, más poderosa, más segura. A emprender cosas y arriesgarte a cosas mejor aún. Y si eres mamá, mucho mejor ¿Por qué? Porque un hijo, te dar ese motor en la vida que tú necesitas. Si tu aprendiste a convivir con tus miedos, comparte lo aprendido. Comparte sabiduría

ARTÍCULOS RELACIONADOS