Todas tenemos emociones positivas y negativas. Lo importante siempre será la forma en cómo las expresamos tanto para nosotras como para los demás. Por ello, te contamos más sobre la inteligencia emocional y la forma en cómo puedes reforzarla.

Para superar las situaciones adversas, es importante conocernos a profundidad, aceptarnos tal cual somos. La clave está en comprender nuestras virtudes, qué es lo que más nos afecta de algo o alguien y saber manejar nuestras emociones y reacciones. Gracias a la inteligencia emocional podremos tomar mejores decisiones, lo que nos dará un mayor bienestar.

Pero, ¿qué es exactamente? La inteligencia emocional es aquella capacidad que te ayuda a identificar y manejar tus emociones de manera correcta. Por ejemplo, cuando quieres cumplir con un proyecto, gestionar tus emociones positivas te puede ayudar a confiar más en ti misma para tener éxito. También puedes aplicarla para fortalecer tus relaciones con los demás. Te ayuda a aprender a valorarte personalmente y manejar las palabras y tratos adecuados para relacionarte con tus amigos, familia o pareja.

¿Cómo reforzar tu inteligencia emocional? Estos consejos te serán de mucha utilidad

Esta capacidad se puede reforzar todos los días. El objetivo será que, poco a poco, manejes mejor (y de manera asertiva) tus emociones. El primer paso será reconocerlas. Date un tiempo para pensar en ellas después de cualquier situación en rutina: cuando estás molesta, feliz, cuando te sientes estresada o frustrada o cuando estás satisfecha y con mucha motivación. Después de analizarlas, te recomendamos que sigas estos consejos:

Reflexiona sobre todo lo que sientes y cuáles son las causas de tus emociones.

Comprende que sentir enojo o tristeza es humano. No reprimas tus emociones; más bien, elige la forma cómo las expresas. Por ejemplo, en una discusión, siempre date un minuto para respirar y escoger mejor tus palabras para no herir a los demás.

Has un listado de tus virtudes y defectos. Analiza cómo la gente te ve y cómo te percibe. La clave es conocerte y saber cómo actuar en base a tus fortalezas.

Cada vez que pases por una situación difícil, aprende de ella. Cada adversidad es una oportunidad para crecer. La persona que eres hoy es diferente a la que fuiste ayer y, con ello, también pueden cambiar tus emociones.

Aprende cómo enfrentar tus errores y sacarles provecho

Prioriza la empatía. Trata de entender siempre a los demás. Reflexiona sobre las causas por las que una persona se comporta o reacciona de determinada manera. Mantén una mente abierta hacia los sentimientos de quienes te rodean.

La inteligencia emocional será muy importante para todo lo que desarrolles con tu familia, amigos, en el trabajo y en todas las situaciones por las que pases. Será la clave para que te sientas feliz, tengas una salud mental óptima y transmitas tu bienestar a tus seres queridos.

ARTÍCULOS RELACIONADOS