No tengas miedo de cometer errores, nos hacen fuertes y más sabios

Nos aterra la idea de equivocarnos. Nos aterra desde que somos chiquitas y nuestros padres, sin idea tampoco, nos guiaban diciendo: no eso no está bien! No se hace. Un no puede equivocarse. No te salgas de la raya. Escribe sobre las líneas. Todo el mundo sabe que 2 más 2 son 4. Vamos siendo criadas en casa y culturalmente para rechazar el error y estar tras la búsqueda del éxito evitando cualquier fracaso.

Estoy segura que si nos dan a escoger entre tener éxito y fracasar, vamos a ir por la primera opción. Sin dudarlo. No queremos equivocarnos. Porque así nos han dicho que es el juego: el que se equivoca pierde. Peor aún, no queremos fracasar porque fracasar duele. Traten de pensar en la última vez que estuvieron equivocadas y cómo se sintieron emocionalmente. Horrible. Avergonzadas.

Porque si estamos equivocadas, tendemos a pensar que hay algo mal en nosotros y esa no es la perspectiva. Equivocarnos nos permite aprender: a saber qué opción nos hace bien y cuál nos hace mal, qué camino tomar y cómo hacerlo, para no volvernos a caer o perdernos. Equivocarnos nos da experiencia y si la lección es aprendida, nos da sabiduría.

Las que somos madres, entenderemos, que sin guiones de por medio, nos equivocamos una y otra vez. No teman. Así a menos lo dice Kathryn Schlutz, autora de Estar Equivocados, Aventuras Al Margen Del Error. De acuerdo Schkutz equivocarse puede ser desde lo más revelador para uno posible hasta divertido pero lo más importante es que cometer errores es algo que realmente necesitamos. Como especie. ¿O no es el éxito el resultado de hacer una cosa una y otra vez hasta que funcione? Ya lo había dicho San Agustín siglos atrás: Me equivoco, luego existo. Es el hecho de cometer errores el que nos permite evolucionar.

Jennifer Riel, docente en la Universidad de Toronto de pensamiento creativo; invita a todos a permitirnos equivocarnos: es sano y necesario. Desapegarnos de la idea de que siempre hay que tener la razón. Cada uno de nosotras vive el mundo observándolo desde una perspectiva muy íntima y personal, por ello no hay una sola razón y aquellos que piensan diferentes a nosotras, no están necesariamente equivocadas.

Seamos entonces más empáticas con nosotros mismas al momento de cometer algún error para poder valorarlo como lo que es: un paso absolutamente necesario para avanzar en mi camino.

Si uno ha cometido un error, se ha atrevido a tomar decisiones, a probar, a seguir intentándolo después de cada caída y has sido muy valiente.

Lorena Salmón

AUTORA

LORENA
SALMÓN

Periodista, con amplia experiencia como columnista en revistas nacionales, es también autora del libro Calma, mamá. Es también experta en yoga y trabaja como instructora de esta disciplina demostrando así la importancia del bienestar físico para alcanzar la felicidad emocional.

ARTÍCULOS RELACIONADOS