Todo lo que comemos influye en nuestro estado de ánimo, en la prevención de enfermedades, entre otros beneficios. Una nutrición saludable es muy importante para tener mayor bienestar. Aquí te contamos todo al respecto.

Hay muchos motivos por los que podrías sentirte bien, como seres queridos que te apoyan o cosas buenas que pasan a tu alrededor. Pero hay algo que también influye en tu vida diaria: tu alimentación. Todo lo que se consumes se refleja en tu estado de ánimo, en las ganas y en la energía que empleas para cumplir tus sueños.

Por ejemplo, si incluyes verduras, frutas, legumbres y cereales integrales en tus comidas, entonces serás una persona mucho más resistente y libre de enfermedades. Hay muchos males al corazón y cierto tipo de cánceres que pueden evitarse gracias a una alimentación sana.

Si quieres comenzar el día con fuerza y muchos ánimos, el desayuno será tu gran apoyo. Esta merienda te dará las energías que necesitas para realizar todas tus actividades. Esto es algo que siempre tratamos de cultivar en casa y desde muy pequeñas

La salud mental: el bienestar gracias a la nutrición

¿Sabías que tu cerebro demanda bastante energía, como todos los músculos de tu cuerpo? Hay muchos alimentos que puedes consumir para prevenir diversos males, como la depresión o la ansiedad. Aquellos que contienen omega 3 (pescados, mariscos, nueces y semillas) por ejemplo, favorecen tu estado de ánimo y te ayudan a controlar tus emociones.

El cacao es perfecto para mejorar tu memoria y concentración, y la avena reduce la ansiedad. Así, hay muchos alimentos que te ayudan a tener un día mucho más tranquilo y sin obstáculos que te impidan cumplir con tus actividades.

¿Cómo tener una alimentación saludable?

Aunque todas quisiéramos comer muy bien, no existe un secreto único para conseguirlo. Cada una tiene distintos horarios, tiempos para cocinar, comprar, objetivos nutricionales, etc. Por eso, lo mejor será escuchar a un profesional para saber qué es lo que más te conviene. Aquí te brindamos algunos consejos generales que puedes aplicar en cualquier tipo de situación:

Come tus frutas favoritas. Ponlas a la vista de todos en una fuente en la sala o en la cocina. Así todos disfrutarán de sus múltiples beneficios.

Ten siempre agua hervida disponible. La hidratación es importante.

Pon horarios para tus comidas. El orden es la clave.

Incluye legumbres, verduras, carnes blancas (pescado o pollo), frutas y mucha variedad en tus meriendas.

Tómate un descanso, evita comer apurada o preocupada.

No te prives de los pequeños placeres. Comer un chocolate, por ejemplo, está bien, pero nunca en exceso.

Recuerda que cambiar tus hábitos alimenticios toma tiempo, hazlo poco a poco hasta acostumbrarte a nuevas recetas que incluyan ingredientes saludables.

El bienestar emocional y físico están estrechamente ligados a la alimentación. Cuidar tus comidas hará que sientas mucho más motivada, alegre y con energías. Al sentirte con bienestar, serás capaz de afrontar cualquier adversidad. La nutricionista Mariel Vera nos cuenta muchos más detalles en este video.

ARTÍCULOS RELACIONADOS