¿Sabías que la asertividad mejora tus habilidades de comunicación, tu inteligencia emocional y te ayuda a conseguir mejor y mayores objetivos? Conoce otros beneficios y la forma cómo puedes mejorarla.

La asertividad consiste en la capacidad para comunicarte o expresarte sin dejarte llevar por emociones negativas. Por ejemplo, ¿alguna vez una amiga te ha pedido un favor y, aunque sabías que no podías cumplirlo, has accedido a ayudarla? O quizás has pasado por situaciones cotidianas que te enfadan, pero no puedes decir lo que sientes o, si lo haces, caes en la agresividad. Estos son casos comunes en donde la asertividad juega un papel clave.

Una persona con esta cualidad es capaz de responder de manera eficaz, pues le permite decir lo que piensa controlando su mensaje. La confianza y el respeto por ti misma te ayudarán a expresar todo aquello que te agrada o lo que te molesta sin afectar a los demás. Ser asertiva tiene muchas ventajas, como por ejemplo:

Eres capaz de defender tus ideas y sentimientos sin necesidad de afectar a los demás.

Te ayuda a comunicarte con sinceridad y respeto.

Es una forma de desarrollar tu inteligencia emocional al controlar emociones negativas como la ira o frustración en tu día a día.

Potencia la confianza en ti misma para ser más segura de lo que crees y dices.

Mejora tus relaciones interpersonales y la integración con todos aquellos quienes te rodean y, sobre todo, con quienes quieres fortalecer lazos.

Descubre aquí las claves que te ayudarán a potenciar tu asertividad

Solo poner en práctica algunos de estos consejos, de vez en cuando, te servirá para potenciar esta cualidad. Poco a poco irás conociéndote mejor y manejando de manera óptima tus mensajes.

1. Reflexiona sobre tus pensamientos negativos. Por ejemplo, en lugar de pensar “soy una mala persona por no haber hecho algo por alguien”, piensa que mereces respeto, una compensación por tu ayuda y que valoren tus tiempos. La clave está en cambiar la forma cómo interpretas lo que te sucede.

2. Comprende que la comunicación es la base de toda relación, ya sea familiar, de pareja o laboral. La idea es que siempre digas lo que sientes y piensas, pero reflexionando sobre lo que vas a decir con anticipación.

3. No existe la verdad absoluta pero sí la empatía. Por ejemplo, si estás en medio de un problema y necesitas ayuda, será importante que expreses cómo te sientes, por qué llegaste a esa situación y cómo te afecta realmente. Así los demás entenderán mejor tu mensaje y serán más empáticos.

4. Comprende a los demás. Para ser asertivo con lo que dices, es importante entender también a quienes te rodean, saber cómo les afectará el mensaje proporcionado. Quizás estás cerca de decirle algo a una persona muy sensible y entonces lo correcto será que controles el tono de tu mensaje para no causar una mala impresión. Cada persona es distinta y saber prevenir cómo reaccionará es importante para comunicarte con cada una.

La asertividad será una de las claves para que lleves una vida plena y tengas mejores relaciones con tus seres queridos. Además, al potenciar tu comunicación con los demás, tendrás más oportunidades de conseguir el éxito con tus objetivos. ¿Quieres saber más sobre este tema? La especialista Annemie te contará más detalles en este video.

ARTÍCULOS RELACIONADOS